jueves, 2 de septiembre de 2010

Instrucciones sencillas para agarrarse los huevos

Agarrarse los huevos, es un arte.
No se puede ser ordinario, ni llevar este valioso gesto, al olvido.
Lo primero que debemos hacer, es encontrar el motivo. Casi siempre a mano.
No debemos ser excesivamente generosos en su dispendio ni horriblemente mesquinos.
Si somos hombres mejor, aunque no es una condición excluyente, ellas, de por sí, ya usan y abusan del famoso dedo medio.
Una vez detectado el motivo, que nunca debe ser lo suficientemente grave, como para otra manifestacion más rotunda, por ejemplo queda bastante mal, que si usted escucha por la radio que en su país está habiendo un golpe de estado, el gesto sea el pacífico "Tomá". No, eso no está bien visto. Por lo tanto llegamos a la primera regla: EL GESTO DEBE SER PERTINENTE. O sea, debe haber algun motivo NECESARIO y SUFICIENTE, pero no EXCESIVO, que lo amerite.
Podemos poner como ejemplo que el Sr X, le dice al Sr Y: "Che, no me prestás cien mangos?" Acudiendo con esto el Sr.Y, a desarrollar en cuestion de segundos, el mentado gesto.
Debe para esto, colocarse de frente y aquí citaremos dos terminos: El de quien hace el gesto, al que de aquí en más llamaremos "El Ofendedor", y el que Recibe el gesto, a quien de aquí en más, llamaremos "El Ofendido". Para esto, repito, es muy importante que ofendedor y ofendido, se encuentran frente a frente, y que de ser posible, el ofendido, no sea un No-Vidente. Por obvios motivos podemos mentarle cosas, de otra manera, sin apelar a esta disminucion de sentidos.
Tampoco vale el "eh, ciego Culiado".
Una vez que ofendedor y ofendido, se encuentran de frente, al recibir Ofendedor, la Premisa a la cual de aqui en mas llamaremos "el Disparador", que puede ser una frase desacertada, caradura, o excesiva, como "andá a comprarme un vino" por ejemplo.
Una vez lanzado activamente este Disparador, ofendente citará la posicion, que de ser posible debe rondar entre los 2 y los 4 mtrs de distancia. Siendo la preferida, de los profesionales 3,18 mtrs. Aunque algunos consideran esto, una exageración.
Una vez detectado el disparador, tomada la distancia correspondiente, ofendente procederá a llevar su mano derecha (si es diestro) o la izquierda (si es zurdo), frente a sus genitales.
La posicionará paralela al eje del cuerpo en una maniobra que llamamos "Manus extensum", o Mano Extendida. Formando entre el dedo pulgar e indice, un ángulo de 80º.
Inmediatamentese llevará a cabo la delicada tarea de asirse fuertemente los genitales, estando particularmente atentos a lo que llamaremos la "Zona Cautelar" o sencillamente "Zona" Definimos esta como el area que interfiere naturalemente entre la mano y los genitales, constituida basicamente, por ropa.
La deteccion aprioristica de esta zona cautelar es de extrema importancia ya que abarcar una zona impropia, lo puede hacer quedar a usted como un pigmeo, un engrupido, o simplemente, un pelotudo. Ejecutada esta mecánica, comenzaremos a realizar movimientos ascendentes/descendentes de 2 a 3 veces, con la mano, a una velocidad de 8,6 mtrs/seg.
Puede acompañar este gesto con alguna fonación pertinente como "Tomá", "Chupamelá", o algo personal directamente con respecto a "El Disparador" que originó la situación como "Esta te va a comprar el vino" o "Querés un yogorcito? Ordeñame esta lechera".
Bueno amigos espero no haberlos aburridos y espero que repasen este gesto, que debe ser desterrado de las sombras del olvido, ya que su vigencia, le aporta tibieza, alegría y risotadas, a sus discusiones.
Hasta las Pelotas Siempre.
Dr. Ernesto Argañaraz.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada